La trasgresión de seguir viviendo